Chocolate Artesanal, una experiencia exitosa en Barlovento.

CHOCOLATE ARTESANAL,
UNA EXPERIENCIA EXITOSA EN BARLOVENTO.

Luisa Amanda González de García

Si alguien nos hubiese dicho en el año 2000 que en el 2007 tendríamos estos logros, seguramente todos, sin excepción, nos hubiéramos reído muchísimo, ninguno de nosotros lo pudo predecir. Y es que para entonces, la necesidad de buscar mejores ingresos para el productor de cacao era una preocupación de sectores tanto públicos, como privados. Era una necesidad, la búsqueda de incentivos para recuperar la producción de cacao que desde entonces venía en franco descenso. En ese entonces se hablaba de, procesar nuestro cacao en vez de venderlo, como tradicionalmente se hace; es decir, atrevernos a incorporarle valor agregado. Esto podría contribuir con el desarrollo de la economía de la zona de Barlovento. Procesar nuestro cacao, considerado el mejor del mundo, era sólo un deseo, una inquietud de muchos productores de la región y que fue captada por Josué Ramírez, para entonces director de CORDAMI quien asumió el reto de correr ese riesgo iniciando en el año 2000 el proyecto “Plantas artesanales para el procesamiento del cacao de Barlovento” con la selección y el compromiso de 10 productores que sin mucho pensar nos lanzamos al vacío. Decimos al vacío desde nuestra realidad de ser productores de cacao, de conocer su manejo agronómico y su procesamiento post cosecha. Hasta aquí, todo muy bien, pero ¿hacer chocolate?, ninguno de los beneficiarios sabía absolutamente nada. La mayor tecnología de procesamiento era la tradicional bolita de cacao. Fuente de ingreso de subsistencia o de ayuda de muchas familias barloventeñas. Pero, si producimos el mejor cacao del mundo ¿cómo vamos a seguir produciendo bolitas de cacao? Esto no es darle valor agregado, es mas bien, sub-utilizar una materia prima maravillosa.
En realidad queríamos procesar el cacao, pero no conocíamos nada de la industria, de los derivados, del consumo de chocolate en Venezuela y mucho menos en el mundo. Muchos integrantes de la Asociación Civil que conformamos, integrada por micro-empresas familiares, no sabían hacia donde dirigir sus esfuerzos. Desde entonces, al día de hoy, es mucha la experiencia vivida, mucho el estudio, mucho el aprender haciendo, muchos los tropiezos, muchos los errores, muchas incertidumbres… pero también, especialmente, muchos logros que voy a tratar de resumirles.
Pareciera que fue la mano de Dios quien hizo coincidir varios factores en el momento y el lugar adecuados para que, finalmente, obtuviésemos buenos resultados:

  • productores de cacao con aspiraciones, dispuestos a invertir y arriesgar parte de su propio capital en la edificación y aceptar la responsabilidad de un crédito para la adquisición de la maquinaria.
  • un ente del estado, en este caso, (la Gobernación de Miranda a través de CORDAMI), dispuesto a asumir su función: invertir en la infraestructura eléctrica necesaria (trifásica) y servir de intermediario solidario para el otorgamiento de créditos blandos dirigidos a la adquisición de la maquinaria. Esta es la que consideramos, debe ser la verdadera función del Estado a través de sus gobiernos de turno, generar las condiciones ideales para incentivar la producción y la realización de los ciudadanos.
  • Un tercer factor clave, para el éxito de este proyecto, fue la participación de un inventor venezolano, el Ingeniero Simón Pérez, muy bien formado en la universidad de Standford quien fue capaz de incorporar la tecnología adecuada, pequeña y robusta, única en el mundo, especialmente diseñada para convertirnos en lo que hoy somos, sin mezquindades y sin discusión, pioneros en la elaboración de chocolate artesanal en Barlovento.

Hoy somos iniciadores de la transición de una cultura del cacao en decadencia, a una cultura del chocolate que estamos seguros va a revivir y consolidar la vocación agrícola en torno al cultivo del cacao de la región. Estamos haciendo, una pequeña, pero auténtica revolución, guiados por el espíritu emprendedor y libertario del venezolano.
Esta naciente cultura del chocolate, también repercute positivamente en el otro polo de desarrollo de la región, la actividad turística que actualmente se da prácticamente sola, debido a las privilegiadas condiciones geográficas que bordean la región. Son contadas las valiosas pero insuficientes iniciativas, especialmente del sector privado que han entendido las potencialidades turísticas de la región y realizan su vida en torno a la actividad turística.
Y ustedes se preguntarán: ¿Cuáles son esos logros?

  • Hemos adquirido un conocimiento consciente de lo que toda la vida hemos producido: el cacao. Hemos aprendido, a valorar la materia prima que tenemos. La calidad de nuestro cacao regional. Con sabores únicos del que disfrutamos y queremos que cada vez mas, todos aquellos amantes del chocolate conozcan y también disfruten. Hemos aprendido la importancia de proteger nuestro cultivo y preservar nuestras variedades autóctonas, nuestro cacao criollo y trinitario apreciado en el mundo entero. Aprendimos también qué importante es el tratamiento del fruto cosechado, el fermentado y el secado que son esenciales para el desarrollo del sabor en la elaboración del chocolate. Ya somos capaces de identificar un cacao bien manejado de otro que no lo es. Captamos rápidamente si un cacao está mohoso, si tiene demasiada humedad, si está bien fermentado o lo sacaron al sol antes de tiempo.
  • Nos empeñamos en hacer un chocolate de calidad a la altura de la materia prima con la que contamos: Nuestra norma es que si tenemos el mejor cacao del mundo, tenemos que llegar a producir el mejor chocolate del mundo.
  • Recuperamos las fórmulas clásicas para la elaboración de chocolate y a partir de allí, hemos desarrollado fórmulas propias adaptadas al gusto del venezolano sin aditivos químicos.
  • Alcanzamos mercado estable que consta de dos nichos fundamentales:
  • La población turística que visita nuestras instalaciones. Un público maravilloso que como verán es capaz de rodar casi tres kilómetros por una carretera de tierra para llegar a nuestra fábrica y probar el chocolate que elaboramos con mucha pasión. Este es un componente muy importante especialmente recurrente los fines de semana y en las temporadas altas vacacionales.
  • Ser proveedores regulares de centros de distribución dirigidos a un público selecto que confía en la calidad de lo que se comercializa en esos establecimientos, como la tienda Biorgánica, especializada en productos naturales y dietéticos para personas con problemas nutricionales; la cadena Excelsior Gama con 8 sucursales en el área metropolitana de Caracas y los automercados PLansuarez, dos cadenas de distribución de alimentos cuya clientela sabe apreciar la calidad y la garantía de pureza de sus productos; La Cueva de Las delicateses, Gran frigorífico Alto Prado, en Caracas y la tienda Duty Free en el Aeropuerto Internacional de Margarita que atiende visitantes extranjeros y saben que en Venezuela se produce el mejor cacao del mundo.
  • Instituciones y empresas que buscan para sus clientes obsequios producidos en Venezuela.
  • Generación de 5 empleos directos que vienen preparándose y formándose, mejorando la calificación de la mano de obra local impactando positivamente el nivel de ingreso de sus respectivas familias. Cada empleo directo genera cinco empleos indirectos, especialmente productores de cacao dispuestos a trabajar con nosotros suministrándonos cacao de calidad a cambio de una remuneración justa y artesanos de la zona que elaboran artesanías y otros que suministran empaques, insumos y servicios en torno a la planta chocolatera.
  • Reconocimientos obtenidos:
    • Somos una referencia nacional e internacional como modelo de lo que puede ser un verdadero desarrollo endógeno abierto al mundo, reconocido por la Fundación Slow Food, que ha valorado nuestro trabajo de recuperar el alimento sano por lo que hemos sido  invitados a participar en su gran Evento Internacional Terra Madre, en la ciudad de Torino -  Italia, el primer evento, en octubre del año 2004 y el segundo, en octubre del año 2006.
    • Invitación a participar en el taller “Del Cacao al Chocolate” organizado por la Cámara de Comercio Italiana del Ecuador realizado en Guayaquil el mes de julio del presente año.
    • Invitación a participar en Ferias locales de mucho apoyo para dar a conocer nuestros productos. Organizadas por la ONG Italiana CESVI y Acción Campesina, conjuntamente con el apoyo del Ministerio de Ciencia y tecnología.
    • El invalorable apoyo de medios de comunicación que de manera absolutamente gratuita han realizado reportajes y entrevistas de nuestro trabajo: entre ellos, El Nacional, El Universal, Impacto Positivo, La Voz de Guarenas, Ultimas Noticias, revistas como Complot, Todo en Domingo; Programas televisivos como Bitácora de Valentina Quintero,  quien periódicamente repite el programa y gentilmente nos incorporó en su guía turística, renovando el interés y la curiosidad de nuevos visitantes que hacen turismo en la zona.

    Ahora bien, ser empresario o emprendedor en estos tiempos, requiere de mucho tesón, mucho temple para poder superar las dificultades que se presentan debido a causas multifactoriales.
    Si hubiésemos consultado a un experto empresario, estoy segura de que el último lugar que hubiese seleccionado para instalar una planta procesadora de cacao era una finca en Barlovento. Lamentablemente Barlovento, a pesar de estar tan cerca de Caracas, no cuenta con servicios que sirvan de apoyo al desarrollo turístico e industrial. El servicio eléctrico es deficiente y es interrumpido casi a diario por un número de horas indeterminado que ocasiona daños y pérdidas a  cualquier empresa. La solución a este recurrente  problema fue endeudarnos para adquirir una planta eléctrica.
    El exceso de calor y la elevada humedad ambiental, hacen que para hacer chocolate sea indispensable muy buenos equipos de aire acondicionado prácticamente las 24 horas del día.
    La falta de transporte colectivo adecuado para facilitar la movilidad del personal.
    La falta de apoyo por parte del Estado y ningún incentivo a la pequeña empresa privada, ya que los requisitos formales, legales e impositivos son exactamente iguales que para una empresa grande.
    A pesar de las dificultades ha sido y sigue siendo una experiencia maravillosa.


    ¿Quiénes Somos?ProductosArtículosContáctenos
    Copyright© 2008, Mis Poemas® Todos los derechos reservados